13 de diciembre de 2004

Disertaciones sobre estupidez

Ah! Es tan patético darse cuenta de la estupidez que existe. Escuchar a los imbéciles alabar a otro individuo que por el sólo hecho de ser más idiota que ellos tiene un grado pasión por parte de ellos que está noche me ha quitado el sueño.

Esto provoca un sentimiento de asco, de nausea, ¿cómo es posible que alguien que es imbécil, idolatre a otro ser que es aún más idiota que él?
Serán estas extrañas clases de humanos, una especie de “idiotas superiores”, una raza nueva o puede que milenaria. Hay gente que en teoría deberían ser idiotas, pero ahora hay algo extraño. El sujeto ya ha pensado antes con el resultado.
Eh aquí el paradigma, ellos desean ser iconos de le gente idiota. No lo saben pero existen personas que a pesar de que son minúsculas e invisibles para la vida diaria.
Causan un efecto devastador en la sociedad. Al mantearla bastante alimentada, es una cadena de gente imbécil, generaciones de gente insignificante, desheredados del futuro.
Tan imbéciles como para seguir ciegamente a otro aún más imbécil.

Es entonces que surge la pregunta final, aquella pregunta a la que no puedes negarle una respuesta. Seré uno de ellos?
Realmente al reconocer, al identificar la idiotez en la otredad, eres un poco menos ignorante que los otros.
Es una experiencia magnífica darse cuenta que no se es tan pendejo.
Jajaja.

3 comentarios:

:tragic hero: dijo...

En la edad de piedra los idiotas morían.
Hoy es un privilegio ser idiota.
Los idiotas son el futuro.

-Stoffer-

c dijo...

Se es menos idiota reconociendo que, muy probablemente, uno es el ser más idiota del mundo.

c dijo...

...y eso, ya no vayamos con la etimología de "idiota".

=|