9 de marzo de 2006

Lázaro

“Yo soy una mentira de los dioses
Los dioses nunca dicen la verdad

Los dioses mienten para existir

Yo Lázaro soy y muerto estoy

Desde siempre.”




“Cardoza y Aragón (1904-1992), poeta Guatemalteco considerado como uno de los grandes poetas de América Latina, escribió Lázaro con la intención de que fuese un testamento lírico que resultó, también, a la postre, un testimonio impresionante de vida y de visiones. Aquel que vuelve de entre los muertos puede también hablar, pero su voz ha cambiado profundamente: está recorrida ahora por las vibraciones del trasmundo y por el estremecimiento de haber conocido sufrimientos indecibles.


El Lázaro de Cardoza y Aragón-una voz y una presencia poética de una intensidad a la vez extraña y familiar-encuentra en el amor y en su cascada de correspondencias su centro magnético, su rosa mística, su grial: nada se perderá en esta aventura en la que un rostro y unas manos, un cuerpo y el sonido de un breve nombre, se juntan en una cifra de salvación y exaltación.



Libro que aparece póstumamente y poema de reconciliación con el mundo y la tragedia de la pérdida de un ser amado, Lázaro queda entre nosotros como la imagen, tejida con pacientes e ígneas palabras, de un hombre que entendió lo maravilloso como un milagro cotidiano. Suma de la emoción y la inteligencia, escritura de la pasión amorosa, Lázaro es un poema hermoso, conmovedor, singular y precioso en el horizonte de la moderna cultura latinoamericana.”


Aquí dejo unos fragmentos del texto y por supuesto el texto completo está la final de todo esto. Está en un documento de Word (.doc) y comprimido con WinZip.


Quiero la ultra lucidez del ángel

Meditar y sentir igual que el fuego

Cantar como los árboles y el agua

Y tener la memoria de los pájaros

Ebrios de cielo vuelven a sus primeros lares

Pero no quiero ser como las piedras

Que profunda mentira de ojos muertos

Que de pronto se abren en diamantes

Donde la luz se agolpa en sobresaltos

Y son nomás silencio y esponjas de reflejos.


…Y recordé tus rosas, Vida, cuando niño,

Tus manzanas, tus dudas, tus racimos,

Y supe que estar vivo o estar muerto

No lo sabremos nunca y nunca lo supimos.

Ni la muerte o la vida esconde algún sentido.

Todo es Ahora, y no hay mañana

En la gloria de ser o no haber sido.

Ah qué alivio no tener ni esperanza.



Click aquí para descargar el libro.

http://www.mediafire.com/?0ejnn25twed


Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

1 comentario:

c dijo...

chicho ese, ya lo bajé